lunes, 2 de abril de 2012

Cordilleras lunares

Las cordilleras montañosas que pueden apreciarse rodeando algunos mares de la Luna son imponentes. La que rodea al Mar de las Lluvias se llama "Apeninos"; estos montes se elevan a unos 5400 metros sobre el nivel de la llanura. Los plagios de estos nombres suelen ser comunes aplicados a la Luna; también existen los "Alpes" y hasta el "Cáucaso". Los picos aislados como los llamados "Montes Pico" y "Pitón" son formaciones conspicuas observables después de transcurrido el primer cuarto. Naturalmente, la Luna puede contemplarse con un telescopio en el cuarto menguante, pero la citada fase requiere por parte del observador estar en pie con su instrumento en horas de la madrugada, lo que no resulta tan cómodo como contemplarla al anochecer por razones obvias.

Pero sin lugar a dudas el espectáculo más maravilloso del suelo lunar lo constituye su formidable colección de cráteres, panorama que tanto asombrara a Galileo. Para la persona que nunca haya visto antes dicho paisaje a través de un telescopio, la visión se habrá de constituir en algo imborrable. En realidad, aun para el observador experimentado, la observación del paisaje lunar es subyugante.




Formaciones del Mar de las Lluvias - Clic para ampliar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada