viernes, 2 de septiembre de 2011

Apolo 11: Llegada a la Luna

Llegó finalmente el día esperado: 20 de julio. Los astronautas Armstrong y Aldrin pasaron al módulo lunar, quedando Collins en el módulo de mando. Se inició un descenso en un ángulo pronunciado, hacia la Luna. Mientras tanto Collins, solo frente al universo, giraba alrededor de una órbita de "aparcamiento" a 100 km de la superficie.

Mis compañeros y yo estábamos en la sala principal del control junto al VAB. A través de la tv nos hacíamos eco del momento de tensión que cundía entre los responsables de la misión.

La quietud y el silencio fueron totales cuando Armstrong dijo hallarse a 40 m sobre el suelo de Selene. Buscó el mejor lugar, para luego decidirse a descender en un punto relativamente liso. Minutos despúes anunció: "Aquí la Base de la Tranquilidad... el Águila ha alunizado...".

Allí estaban... 300 años de ciencia les habían abierto el camino a las estrellas. En Houston, en Cabo Kennedy, las sirenas sonaron largo tiempo. El momento no se puede describir con palabras. Nunca olvidaré los rostros de los padres de los astronautas. Por tv se los veía, al igual que a las esposas e hijos de los intrépidos viajeros. En ese momento recuerdo que observé a lo lejos la plataforma de lanzamiento... Todo había comenzado allí, a 5 km. El momento me pareció irreal por un instante...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada